Coulant de chocolate

Encuentra tu receta de coulant

Coulant de chocolate y café

El café es uno de los ingredientes más consumidos del mundo, especialmente como bebida, pero también tiene su papel protagonista en muchas elaboraciones gastronómicas, especialmente en cuanto a repostería se refiere.

Si te gusta el café y también te gusta el chocolate, seguro que el coulant de chocolate al café te resultará sorprendente.

Coulant de chocolate y café

Se trata de una receta muy fácil de hacer y que no tardaremos apenas tiempo en preparar, por lo que si quieres dar una sorpresa a tu familia a la hora de tomar el postre o simplemente para darte un capricho, aquí te dejamos la receta.

Para hacerla necesitarás estos ingredientes:

  • 250 gramos de chocolate de repostería.
  • 200 gramos de mantequilla sin sal.
  • 125 mililitros de café solo.
  • 5 huevos grandes.
  • 80 gramos de harina de repostería.
  • 75 gramos de azúcar blanca.
  • Una pizca de sal.

Modo de elaboración

Precalentaremos el horno a 200 grados y mientras tanto iremos preparando la mezcla, para que cuando el horno llegue a esa temperatura podamos meter los coulants y prepararlos.

Comenzaremos aceitando el interior de los moldes, podemos hacerlo con un poco de aceite de girasol o de mantequilla y después espolvorearemos sobre ellos un poco de harina.

En un bol echaremos la mitad del chocolate partido en trozos y sobre él verteremos el café solo recién hecho, lo que hará que el chocolate se derrita.

Además iremos removiendo con una cuchara de madera para que el calor del café se distribuya por todo el chocolate.

Cuando esté el chocolate fundido agregaremos la mantequilla y seguiremos removiendo hasta conseguir que todos los ingredientes queden completamente ligados en una mezcla cremosa y brillante.

Una vez conseguido agregaremos la harina a través de un tamiz, con lo que evitaremos la formación de grumos.

Ahora llega el momento de ir rellenando los moldes con un poco de esta masa y añadiremos un trozo de chocolate de lo que nos había sobrado y cubriremos de nuevo sin llegar a llenar el molde del todo.

Meteremos los moldes al horno y los dejaremos entre 12 y 14 minutos, no más tiempo porque se podrían pegar.

Los sacaremos, dejaremos que enfríen un poco y los desmoldaremos. Es el momento ideal para echarle un poco de azúcar glas por encima, un cordón de sirope, acompañarlo de una bola de helado o frutos del bosque por ejemplo.

Consejos

Para que la mantequilla mezcle bien con el chocolate y el café, debemos sacarla una hora antes y dejarla a temperatura ambiente, de lo contrario tendremos que utilizar el microondas y la mezcla acabaría resecándose.