Coulant de chocolate

Encuentra tu receta de coulant

Coulant de chocolate y naranja

Una de las características principales que tiene el chocolate es que puede maridar con infinidad de ingredientes, muchos de ellos que nunca hubiéramos llegado a imaginar y en otras ocasiones con combinaciones tan conocidas como la naranja.

Si te gusta el chocolate y la naranja, seguro que no querrás perderte la receta del coulant de chocolate a la naranja, donde dar una dulce sorpresa tanto a tu paladar como al de la familia o amigos.

Coulant de chocolate y naranja

Si quieres prepararlo, necesitarás estos ingredientes:

  • 200 gramos de chocolate para postres.
  • 100 gramos de azúcar glas.
  • 75 gramos de harina de repostería.
  • 4 huevos medianos.
  • 1 naranja pequeña.

Como materiales específicos necesitaremos unos cuantos moldes especiales para horno, sean de vidrio o de metal, de lo contrario no podremos hacer el coulant.

Modo de elaboración

El primer paso es precalentar el horno a 200 grados y mientras llega a esa temperatura podemos hacer la masa del coulant, pero antes, untaremos un poco de mantequilla a todos los moldes que vayamos a utilizar y espolvorearemos por encima un poco de harina para que a la hora de desmoldar nos resulte mucho más fácil y no se nos quede pegado.

Rallaremos la piel de la naranja y la reservaremos, la exprimiremos y también reservaremos el zumo.

El siguiente paso es fundir el chocolate con la mantequilla en un cazo a fuego medio. En este caso fundiremos solo la mitad del chocolate que tenemos, cortándolo en trozos para que se derrita antes.

Cuando acabe de fundir lo retiraremos del fuego y dejaremos que enfríe y mientras tanto batiremos los huevos junto al azúcar hasta que quede todo bien ligado.

Después añadiremos la harina de repostería y volveremos a batir hasta conseguir una pasta homogénea.

Una vez esté el chocolate frío lo verteremos en la masa junto a la ralladura de naranja y el zumo que teníamos reservado y lo mezclaremos bien hasta que quede uniforme.

Rellenaremos un tercio de cada molde que tenemos preparado con la masa que hemos hecho, colocaremos un trozo de chocolate y volveremos a cubrir con la pasta hasta rellenar todos los moldes.

Los meteremos en el horno durante unos 12 minutos y cuando pase ese tiempo los sacaremos del horno. Esperaremos a que enfríen un poco y les echaremos el azúcar glas por encima y ya estarán listos para comer.

Consejos

Si queremos, podemos echarle, además del trozo de chocolate, la mitad de un gajo de naranja. Una vez servido y después de haberle echado el azúcar glas por encima, podremos añadirle un cordón de sirope de chocolate, ideal para los más golosos o golosas.