Coulant de chocolate

Encuentra tu receta de coulant

Volcán de chocolate y calabaza

La calabaza no es un ingrediente que solamos estar acostumbrados a utilizar en nuestras recetas, normalmente suele usarse en repostería para hacer tartas, bizcochos o cabello de ángel entre otros, pero en esta entrada te vamos a dar otro uso muy especial que te permitirá descubrir una nueva forma de disfrutar de este alimento.

Te vamos a enseñar a preparar un volcán de chocolate con calabaza, una verdadera delicia a la que seguramente cuando la pruebes no podrás resistirte.

Volcán de chocolate y calabaza

Para su elaboración necesitarás:

  • 250 gramos de chocolate de repostería.
  • 175 gramos de calabaza fresca.
  • 100 gramos de azúcar moreno.
  • 75 gramos de harina especial para repostería.
  • 4 huevos medianos.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Modo de elaboración

El primer paso es precalentar el horno 200 grados y comenzar a preparar este volcán limpiando la calabaza y partiéndola en trozos medianos.

Pondremos agua a cocer en una olla y cuando rompa a hervir echaremos la calabaza hasta que ésta esté tierna, algo que podremos comprobar con un tenedor o un palillo por ejemplo.

Después la sacaremos y la dejaremos en un escurridor para que elimine el exceso de agua y se enfríe. Una vez hecho la pasaremos por un chino o mejor aún, por una batidora, consiguiendo que quede completamente triturada y la reservaremos.

Untaremos el interior de los moldes con un poco de mantequilla y espolvorearemos harina para que desmolden mejor cuando acaben de hacerse los volcanes.

Por otro lado, en un bol pondremos poco más de la mitad del chocolate troceado y lo derretiremos, bien sea al baño maría o al microondas a temperatura mínima.

Lo dejaremos enfriar bien y mientras tanto batiremos los huevos junto al azúcar, pudiendo utilizar las varillas mezcladoras de la batidora.

Cuando tengamos los huevos y el azúcar mezclados añadiremos la pasta de calabaza que tenemos reservada, batiremos bien y después el chocolate para mezclar de nuevo.

La última parte de este proceso es añadirle la harina tamizada y seguir batiendo hasta que consigamos una masa compacta pero cremosa y libre de grumos.

Ahora solo hay que llenar un poco cada molde, poner un trozo de chocolate que tenemos reservado y cubrir de nuevo con la masa. Meteremos los moldes al horno durante unos 12 minutos y los sacaremos. Dejaremos que enfríen y desmoldaremos para comer.

Consejos

Este postre puede ser acompañado de mil y un ingredientes diferentes, con una bola de helado de vainilla o chocolate para hacer contraste calor-frío, cereales, nata montada con un poco de canela, frutos del bosque, azúcar glas, sirope o cualquier otro acompañamiento.